Todos los posts - Serexistencial: El "No Ser". Bidi 1. Bodas Celestiales. Preguntas y Respuestas. 03-06-2012. Con Audio. ¡Compartir!!!

Todos los posts - Serexistencial
El "No Ser". Bidi 1. Bodas Celestiales. Preguntas y Respuestas. 03-06-2012. Con Audio. ¡Compartir!!!
Jun 6th 2012, 15:58

¡Leer o escuchar Atentamente!

 
 
El "No Ser". Bidi 1. Bodas Celestiales. Preguntas y Respuestas. 03-06-2012. Con Audio. ¡Compartir!!!

Original en francés www.autresdimensions.com Canalizado por: Jean Luc Ayoun Transcripción: Véronique Loriot http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com Traducción: Hedyn Núñez Audio http://www.yakitome.com/data/6785485299/yak_Tn0hRzs8nPHlInuh571ZOjJ2hgBjJmcsZVKko4vAlV05mTV7gkpHyXF1biaYu27kRQwitjR1Bb3ZY0VCHShj_0Vh59kI.mp3 BIDI 3 de Junio 2012 Pregunta: ¿Cómo abandonar la expectativa y la búsqueda del Absoluto?  Ya se dijo que el Absoluto no puede buscarse ya que: ¿cómo buscar lo que ya ERES? Toda búsqueda, todo supuesto camino, transitado o buscado, toda investigación en un pasado, de lo que sea que ese que yo soy, aquí y ahora, no puede, sino alejarte del Absoluto. El Absoluto no puede conocerse. Hace parte de lo desconocido. Por lo tanto debes refutar todo lo que es conocido. Pasa tu tiempo, no en buscar el Absoluto (no lo puedes), sino en refutar todo lo que te es conocido. En un momento dado (y este momento dado es muy cercano porque lo que propongo es muy simple), el cerebro, la personalidad, el ego, e incluso la individualidad, no puede mantenerse, más allá de un determinado tiempo, con relación a la refutación. El sentido del yo, aparezco antes de tres años. Es entonces que aparece la distancia entre el sujeto y el objeto. Es el momento en que la Conciencia toma conciencia de sí misma y se distancia con relación a todo lo que puede, sentirse, experimentarse, ser visto, percibido, establecido, poniendo como un límite y una barrera entre tú y el mundo. Es esta distancia, esta barrera que crean a la persona, y crea al individuo. Te basta simplemente con aceptar que no hay nada a perseguir, nada a buscar, ni esperar, sino simplemente, posar una mirada lúcida sobre todo lo que es efímero. Tu Eras, antes de estar en ese cuerpo. Ya Eras, antes de que el mundo exista. Y Serás, una vez que el mundo haya desaparecido. ¿Pero qué serás tú? Eso no es una proyección en el futuro, aún menos en el pasado, sino el establecimiento de la Conciencia más allá de la Conciencia. La Conciencia es experiencia: ella se alimenta con la experimentación. Hasta cierto punto, crees ser él o la que experimenta. Tú te identificas a la escena, te identificas al teatro, piensas que hay un camino y lo recorres porque tú lo creas. No les enseñaré nada diciéndoles que el pensamiento es creativo. ¿Pero de dónde viene el pensamiento? ¿Es que él es previo a la existencia de esta bolsa de comida? ¿Es que tú tienes el recuerdo? ¿Qué pasa cuándo meditas? ¿Qué pasa durante las experiencias místicas? Incluso la más increíble, la más extraordinaria. Y bien, es simple: hay siempre algo que observa. Y este algo que observa no es afectado por la experiencia, ni por la Conciencia misma. El que observa no es una persona, no eres tú, en el sentido de una individualidad, sino es mucho más vasto, mucho más ilimitado que lo que podrías imaginar, concebir o pensar. A partir del momento en que observes tus propios pensamientos, la forma en que nacen (es el principio mismo de la meditación) vas a poder, inicialmente, salir de la linealidad. No para escapar a cualquier cosa o a quienquiera, porque te recuerdo que el Absoluto engloba también la Ilusión. Todo lo que es efímero es ilusorio. Lo que es permanente es infinito e indefinido. Observe lo limitado. El Absoluto observa lo efímero. Lo efímero está contenido en el Absoluto. Nada puede estar fuera del Absoluto. El problema, es que la Conciencia se coloca siempre en un relativo, en algo limitado, fragmentado, dónde hay sentido de posesión, donde hay sentido de una atribución, de un papel, de una función, o pertenencia de alguna cosa. Que eso se relacione al cuerpo, o a la familia, a un objeto incluso o, para los que realicen el Sí, el sentimiento de ser la Tierra entera y las Conciencias que son contenidas allí. Eso no es el Absoluto, sino está contenido en el Absoluto. Ahora bien, tu Eres Absoluto. Nada limitado puede ser lo que tú Eres. Hay pues primero, una forma de lógica, a establecer el "yo soy" porque no se puede construir y construirse que en oposición o en confrontación al no Sí. Es lo mismo para el yo que se construye y se elabora a partir de tres años, a partir de un no yo: es la distancia sujeto-objeto. El Absoluto te dice: "tú no eres ni el sujeto ni el objeto". No eres la relación entre el sujeto y el objeto. Y es así, desde la Eternidad, porque la perfección no es jamás efímera. Tú eres perfecto. Sólo la visión de la construcción del yo y, para los que están en camino espiritual, la construcción del Sí, no son más que alejamientos de la Verdad. Todas las verdades que descubres, todas las verdades que estableces como válidas, en tu vida, un día u otro, son barridas. Estás en un cuerpo. Este cuerpo va a desaparecer, es ineludible. Esta Tierra desaparecerá, el Sol desaparecerá, el Universo desaparecerá. Vuestros científicos lo dicen. ¿Qué ocurrirá contigo, en ese momento? Por supuesto, mientras estés en el yo, y que jugas el juego, eso no tiene ninguna importancia porque la escala, dicha de tiempo, escapa completamente a tu comprensión como a todo concepto. El sentido mismo de la identidad de una persona, de un individuo, del Sí, no es más que un concepto. El ser humano encarnado tiene por costumbre de definir. Define a partir de una forma limitada (objeto o sujeto) pero todo eso es efímero. Lo más difícil (y que es a la vez lo más simple), es aceptar, de una buena vez por todas, que no hay nada que buscar, y que el camino sólo existe si consideras que hay un camino, que si consideras que hay una montaña a escalar o descender, es la misma cosa. ¿Pero quién es que escala la montaña o quién es que la desciende? El concepto de esfuerzo es conocido en este mundo. Todo es un esfuerzo. Es necesario ganar su vida. Lo que te propongo, no es de no ganarla, sino de comprender, a fin de integrar, de sobrepasar, de trascender, y de romper las amarras a lo finito. No ya de desviarse (eso aún sería, un error), sino más bien de colocarte en otra parte que en lo que es conocido. Para eso, no hay otra solución que aceptar el principio de lo que debe refutarse. Salir del encerramiento, es sobrepasar todos los límites, no en una especie de desorden, sino más bien, superar el orden y el desorden. Es establecerse más allá del orden y del desorden, como más allá del bien y del mal. Más allá de la dualidad. Más allá de la Unidad. Es ya no desempeñar ningún papel, sino aceptar vivir lo que te propone este mundo. No se trata de desviarse de este cuerpo puesto que estás dentro. Pero no eres este cuerpo. No es una negación del cuerpo, ni una negación de la vida, sino más bien, la transcendencia, la transfiguración y la resurrección de la verdadera Vida: aquélla que no se termina y que por otra parte, nunca no ha comenzado. Lo que incomoda, es el testigo. Lo que obstruye, es el Sí. Lo que obstruye es creer que hay un camino, creer que hay una verdad a encontrar. El mundo es una proyección. ¿Una proyección de qué? Del pensamiento y de la Conciencia. Tú no eres ni el pensamiento, ni la Conciencia, ni el agente que proyectó la Conciencia o el pensamiento. Estás más allá de todo eso. Como yo lo decía: no es una búsqueda, eso no es un tiempo porque a partir del momento en que consideres que hay tiempo a consagrar, tú permaneces en lo que tiene fin. Y el Absoluto no puede estar allí, para ti. Te has desviado, hasta cierto punto del Absoluto. El Absoluto está más allá de la Alegría porque la Alegría es la contemplación del Sí, poniendo fin a una determinada forma de sufrimiento, efectivamente, pero que no responde nunca a la pegunta de quién Eres, porque el Sí, no es más que una proyección en una diferente densidad de la que conocen en el yo, pero que permanece inscrita en el yo. ¿Dónde quieres ser inscrito? La única angustia del humano, es la desaparición. Ustedes no pueden desaparecer. Ese bolso de comida desaparece. Este mundo desaparece. El universo desaparecerá. Los conceptos y los pensamientos desaparecerán. Pero lo que sostuvo eso no desaparecerá jamás porque él, nunca ha aparecido, precisamente. Por lo tanto, observa, sin buscar. Cambia simplemente la mirada. ¿Quién es que nunca ha aparecido? ¿Qué es lo nunca ha desaparecido? ¿Quién es que sostiene todas las experiencias, sin participar en la experiencia? Ese no es ni el testigo, ni el observador. Es algo que está aguas arriba, si puedo expresarme así. Es lo que tú Eres, no en el yo soy, sino en la negación misma del yo soy. Recuerda que mis palabras no están destinadas a ser entendidas por todo el mundo, porque se enfadan. Se enfadan con lo finito y enfadarse con lo que tiene fin, es a veces perjudicial. Mientras consideres que no has terminado de llevar tus experiencias (que no pertenecen más que a tu cuerpo), por supuesto, el Sí se gargariza del despertar de la Kundalini, de sus viajes, de sus sueños, su Paz, su Alegría. ¿Pero incluso eso fluctúa ya que quién puede decir, incluso en el Sí, que él pasa la Eternidad en el Sí? Reflexiona: ¿qué ocurre con el Sí, una vez que ese cuerpo ya no está allí? ¿Qué ocurre con la Conciencia, una vez que este cuerpo ya no está allí? ¿Dónde estabas tú antes de ser en este cuerpo? ¿Estabas en otro cuerpo? ¿Y aunque ese fuera el caso, si hay al parecer una solución de continuidad entre otro cuerpo y este cuerpo, dónde estabas tú entre los dos? ¿Tienes tú la clara visión, el claro sentimiento? ¿Sabes tú lo que está más allá o, como se lo dijeron muchos enseñantes, el tiempo no existe. Es bien bonito. Si el tiempo no existiera, este cuerpo no existiría. Simplemente. Esta Conciencia no existiría. Esta presencia no existiría. Sólo permanecería Absoluto, este Último. Pero este Último, una vez más, no es una búsqueda. Es una Verdad que no depende de ninguna experiencia, de ningún cuerpo, de ningún concepto, de ninguna Conciencia. La Conciencia está vinculada a la experiencia y a la proyección, cualquiera que sea la Conciencia. El único momento en que no tienen conciencia es cuando duermen, y con todo, ustedes se despiertan por la mañana teniendo, como ya dije, el sentimiento de ser los mismos. ¿Porque hay qué? La memoria de la víspera, la memoria de una historia limitada a esta vida, o (para los investigadores espirituales) todas vuestras vidas. ¿Pero qué importa? Lo que eran ayer, no es lo que son hoy. Y lo que son, realmente, no tiene nada que ver con el tiempo. El tiempo es una creación artificial, cualquiera que sea el tiempo. Por otra parte, el tiempo, es el espacio desprovisto de tiempo, pero no son tampoco ningún espacio. No dependen del espacio-tiempo. Lo que depende de espacio-tiempo es una persona. Ustedes no son una persona. Es un juego. Mientras sigan siendo una persona, alternarán placer y desagrado, sufrimiento y alegría. En cuanto hay emoción, allí hay tiempo, hay reacción. Mientras hay concepto, y hay pensamiento, hay tiempo. El tiempo es la Ilusión que les hace creer en un camino y que los pierde sobre éste, que les da satisfacciones, que alimenta la Ilusión y la esperanza o la desesperación, pero ustedes no son ni esperanza ni desesperación. Son lo que se llamó la Morada de Paz Suprema, esa Beatitud Absoluta que existe en cuanto no son más una persona ni un individuo. Ahora bien, la paradoja, es que la persona, como tú lo expresas, o el individuo, si estás en el Sí, pasa su tiempo reivindicando una búsqueda de lo que ya está allí. Cuando hayas agarrado que no hay nada que buscar, que no hay nada que investigar, que no hay ningún camino, el camino y la búsqueda se detendrán por sí mismos. Saldrás de la esperanza y la desesperación. Ya no serás afectado por la vida de este cuerpo, por la vida de estos pensamientos, de estos conceptos. Y con todo eso no desaparecerá, porque eso tiene un término, pero el ego va a hacerte creer que si optas este punto de vista, pones término a tu vida, lo que es falso. El ego es muy astuto para evitarte pensar así, porque sabe que si adoptas esta clase de pensamientos, esta refutación, el va a desaparecer. El bolso de comida que eres, ocupará siempre un espacio y un tiempo dado, pero no serás ya esta persona ni esta identidad. En ese momento (que no depende de un tiempo, sino desde un punto de vista), sal de este concepto lineal de tiempo. No hay espera, ya está allí. Aceptar eso, es extraerse del juego de la persona o el individuo. Lo repito, aún, para ti: la espera y el camino corresponden al tiempo. El ego va a encontrar todos los pretextos para decirte que la vida es eterna, ¿pero sabes tú lo que es la Vida? ¿Dónde está la Vida? ¿Está en lo efímero, en lo que es perecedero, o en lo que sostiene absolutamente todo? Si insisto tanto en el punto de vista, es que éste les hace salir del tiempo. Y la única manera de salir del tiempo, es volver a entrar en el espacio, no para ocupar el espacio o los espacios, no solamente, para establecer comuniones, Fusiones o incluso Disoluciones, sino más bien, para extraerse ustedes mismos de vuestra propia Conciencia, lo que nombré no-conciencia. La Conciencia tiene tanto miedo de no existir más que se construye quimeras en el yo, como en el Sí. La no completud del yo o del Sí, los complace en buscar ésta mientras que ella ha estado siempre allí. Simplemente esta completud ustedes la instalan en el tiempo de una vida o de varias vidas o en conceptos y pensamientos que se extienden también en el tiempo. Y mantienen así, de manera indefinida, la experiencia. La experiencia no es el Absoluto. Precisamente, es el cese de la experiencia, de toda Ilusión. La morada de Paz suprema es el testigo del Absoluto, en la forma. La forma ya no es afectada, ni por los conceptos, ni por los pensamientos, ni por las experiencias. Va allí donde debe ir. La vida se desarrolla como debe desarrollarse, en la más grande de las facilidades, incluso con una enfermedad muy grave, sin comer, sin dinero o incluso en la riqueza y la felicidad. Eso no cambia nada. ¿Qué es lo que cambió? El punto de vista. Cambiar de punto de vista: no hay otra alternativa. Es necesario entender también que la culpabilidad no sirve de nada. Si consideras que las experiencias son buenas para ti, entonces tienes la eternidad de tu tiempo para realizarlas. No consideres nunca el Último como un objetivo ya que no es un objetivo. Es una Realidad Absoluta que está ya allí. Eso es, hasta cierto punto, el nudo del problema. La Conciencia está ligada a lo lineal y al tiempo. Ustedes no están amarrados a la Conciencia y aún menos al tiempo. Prosigamos. Pregunta: ¿Cómo vivir la paz y la alegría?  Te responderé: ¿por qué vivir la paz y la alegría? Ya, en la pregunta, significas que la paz y la alegría no están allí. La Morada de Paz Suprema no tiene nada a hacer de la paz y alegrías efímeras. Incluso la alegría del Sí, tampoco. Sólo tiene por el recuerdo de la experiencia o por la repetición del Sí instalado en el Samadhi, como experiencia. Debes en primer lugar definir lo que quieres porque, cuando dices: ¿cómo vivir la paz y la alegría o estar en paz y en alegría? ¿Quién pide eso, si no es la personalidad que quiere apaciguarse, pero sobre todo, mantenerse, seguir existiendo? ¿Qué es lo que hace que la personalidad tenga necesidad de mantenerse y de existir? Es, por supuesto, el miedo. Pero mientras el miedo esté allí, cualquiera que sea, ninguna paz, ninguna alegría, puede conducirte a la Morada de Paz Suprema. El miedo se inscribe en la memoria, en la historia y en las experiencias, porque el bolso de comida sólo existe por el miedo. Sin miedo, no habría siquiera aparecido. No tendría necesidad de desaparecer. Buscar la paz y la alegría, es buscar un medicamento espiritual, no químico, pero un medicamento. Es saber que algo no va. Es querer aportar una solución. No hay solución. No hay problema, tampoco. Todo depende de la mirada. La paz, la alegría, es algo que quieren conquistar porque consideran que es exterior a eso que Son, porque todo eso es resultante del principio de falta, del principio de miedo. Precisamente, el miedo y la falta son la característica de lo efímero, de todo lo que es dual. El equilibrio de la dualidad no podrá jamás alcanzar la Morada de Paz Suprema, porque ese equilibrio es inestable. El oscila, ya sea en el yo o en el Sí. Sólo el Absoluto, que tu Eres, de toda eternidad, te permitirá sobrepasar este "cómo" o este "porqué". También allí, el punto de vista es primordial, porque mientras reflexionas, mientras hagas esfuerzos, creyendo progresar, permaneces, moras en la personalidad y en ningún caso, en la Morada de Paz Suprema. Es necesario cambiar de Morada. Este cuerpo está allí y si lo suprimes, el volverá. No hay pues nada a que huir, no hay nada a rechazar, o a adoptar. Solo tienes que cambiar tu mirada. Porque cualquier mirada adoptada por la personalidad o el Sí no es más que el resultado de una proyección, de un concepto, de un pensamiento, de una idea o de otra cosa. Si quieres vivir la Libertad, más bien que la paz o la alegría, entonces libérate porque ya lo Eres. La Conciencia, te lo recuerdo, es una proyección, al exterior. Tú construyes el Sí, como el yo, a través de la negación de lo que eres tú, de lo que no es el Sí. Defines, para eso, una serie de criterios o ideales. Y buscas. Por supuesto, es más fácil estar en el Sí que en el yo, porque en el Sí, la paz y la alegría son más frecuentes, incluso cada vez más frecuentes, en intensidad, en tiempo, en espacio y en Conciencia. Pero eso no será nunca la Morada de Paz Suprema porque eres tributario de lo que tú mismo has creado como concepto, como idea, como pensamiento, como objetivo. A partir del momento en que aceptas que no hay ni cómo, ni porqué, y en consecuencia ningún objetivo, la verdadera Paz puede comenzar a aparecer a tu mirada porque la verdadera Paz no depende de ninguna circunstancia exterior, ni incluso Interior. Esta paz, llamada Morada de Paz Suprema es lo que es el Absoluto, no dependiendo de ninguna condición, ninguna idea, ningún concepto y sobre todo de ninguna proyección. Aceptar eso, es vivirlo. Pero no pongas detrás, el concepto de objetivo. No metas, detrás, una espera. En resumen, no metas ningún tiempo porque el ego, como el Sí, van a intentar atraparte en el tiempo, un tiempo más o menos largo, más o menos amplio, pero siempre un tiempo. Remplaza el tiempo por el espacio. Es decir: no busques a localizarte en otra parte, no más de lo que pretendes localizarte, en este cuerpo, en esas ideas, en esos conceptos o en esos pensamientos. En ese momento, la necesidad de experiencia se callará. El propio observador será él mismo, visto. Y tú eres exactamente, lo que se mantiene detrás del observador quién, nunca ha experimentado algo. Es el sueño, es la Disolución. Son los momentos, que todos conocieron, en la mañana al despertar: ¿quién soy yo y dónde estoy? Cuando se despiertan de esa manera, más que de pensar en vuestras angustias, vuestro marido, vuestra mujer, ¿Qué es lo que pasa? Están precisamente, un milésimo de segundo, un segundo, en la Morada de Paz Suprema. Recuerden que es siempre la Conciencia que busca la prueba, que busca la experiencia, que busca el tiempo. A partir del momento en que entiendes eso, no te haces más la pregunta de la paz y la alegría. Pero para eso, debes extraerte de todas las definiciones: "soy un hombre", "soy una mujer", "tengo tal edad", "tengo tal trabajo", "ocupo tal función". No son nada de todo eso. No dije que eso no existía. Al contrario: eso existe. ¿Pero eres tú ese que existe o Eres tu otra cosa? Si quieres la paz y la alegría, no seas nada de todo eso. Extráete, tú mismo. Para eso, la persona debe desaparecer, no desaparecer por un final de vida que sólo sería, un espectáculo irrisorio, sino extraerse de toda Conciencia, de toda experiencia, de todo folklore, de todo espectáculo. Si quieres la paz y la alegría, no seas nada de eso. Extráete tu mismo. Si llegaras a hacer eso, más allá de algunos milésimos de segundo o segundos, no tendrías ya ningún problema de paz o alegría de cuerpo o de Conciencia. La Vida se desarrollaría sin intervención del ego o del Sí. Esperarías pacientemente, haciendo lo que debe hacerse, lo que la Vida te da a hacer, sobre este mundo, pero ya no serías afectado por lo que sea. Allí está la Libertad. Por supuesto, hay entre ustedes, quienes han hecho experiencias fuera de este cuerpo, de este tiempo, y de esta Dimensión, pero eso siguen siendo sólo experiencias. El Absoluto está más allá de toda experiencia. Pero si tienes sed de experiencias, entonces, las vivirás. Si tienes sed de encarnación, entonces, las vivirá hasta no tener más sed. El ser humano encarnado tiene siempre sed, porque él se construye sobre el miedo y la carencia. Si, un día, no tienes ya sed, eso quiere decir que no hay más miedo y más falta, que no hay más búsqueda de paz y alegría porque habrás pasado a ser lo que Eres, desde la eternidad: la Morada de Paz suprema. Pero mientras estés atado a ti, a eso que crees ser (este cuerpo, esta persona, estas ideas, estos conceptos, esta búsqueda, este espectáculo) participas del espectáculo, de una manera como de otra, como el actor o quién observa, pero no has salido de la Ilusión. Y el colmo, es que el ego, como el Sí, se persuaden de que van a poder seguir siendo lo transitorio, porque finalmente, el ego y el Sí querrían que lo efímero dure. Pero lo transitorio no será nunca Absoluto. Es una Ilusión. En este sentido, buscar el Absoluto no quiere decir nada. Buscar la paz y la alegría es una proyección de la Conciencia y no quiere decir nada, para el Absoluto. El Absoluto, es justo el momento en que todo punto se convierte en el centro y no hay centro que buscar porque todo es centro. Y no hay nada que proyectar, cuando todo es centro, porque cada centro produce las características de cualquier otro centro (supuesto, proyectado o imaginado). No eres ya el punto de vista de la persona, tanto en sus alegrías como en sus sufrimientos. El que es Absoluto puede manifestar cualquier cosa en esa bolsa (incluso manifestando algo, muy doloroso) y con todo, no es eso. Y si lo sabe, entonces, cualquiera que sea el sufrimiento, no puede ser afectado o alterado. Allí, está la verdadera Paz. Allí, está la verdadera Alegría. Mucho más allá de la contemplación de la Luz, porque mientras contemplan u observan, ponen una distancia. Cuando digo: "cambien de mirada" o más bien "cambien de punto de vista", eso los lleva a extraerse de toda mirada y en consecuencia a no observar más. Porque la única manera de verlo todo, es estar en el centro. Ahora bien, el centro no se mueve jamás. Está por todas partes. La inmovilidad, como el sueño, participan en el establecimiento de lo que nombré no-conciencia. Mientras que la búsqueda de un ideal, de un marido, de una mujer, de un trabajo, de un más allá, los aleja. Es la paradoja. Creen avanzar pero retroceden mientras no hayan comprendido que nunca se han movido. Pasan del uno al otro y vuestros humores fluctúan en el mismo sentido, así como vuestros pensamientos. Es como cuando ustedes dicen: buscar el Amor. Pero ustedes Son el Amor. No pueden buscar el Absoluto, porque ustedes lo Son. No pueden buscar el Amor, porque ustedes lo Son. No pueden buscar la Luz, porque ustedes lo Son. Esta noción de búsqueda, en un momento dado, en vuestra investigación temporal, debe cesar. Se puede decir que este mundo sólo existe porque multitudes de Conciencias se proyectan ahí. Cuando duermen, como lo dije, el mundo desaparece. Ustedes no se plantean la cuestión de si va a reaparecer mañana. ¿Por otra parte, tienen la certeza? No existe, como ya lo saben, ninguna certeza sobre este mundo, si no es la muerte de esa bolsa. No se planteen la cuestión del devenir de esa bolsa, ni de sus leyes, la verdad, porqué y quiénes son, sabiendo que no encontrarán ninguna respuesta en lo que se les da a percibir, sentir y experimentar porque están más allá de todo eso. Mientras vuestra Conciencia se vuelva hacia la proyección de un ideal (incluso el más elevado, incluso de más Amor), eso sigue, y seguirá siendo, una proyección que aleja a ustedes de la Morada de Paz Suprema. Acepten este postulado. Háganlo Verdad porque no hay otro. Recuerden: lo efímero se construye sobre los miedos y las carencias. Si pretenden colmar los miedos y las faltas, mantienen lo efímero, en esta vida o en otras vidas. ¿Son ustedes de verdad eso? Ahora, si son de verdad eso, entonces continúen. Ustedes deciden: ¿lo efímero o el Absoluto? ¿La Morada de Paz Suprema o la alegría del Sí? ¿Contemplarse el ombligo o el corazón, o detener la contemplación, con el fin de ser lo que Son más allá de todo tiempo? Les corresponde definirse. A ustedes de decidir. Ningún elemento exterior puede decidir en vuestro lugar: ninguna paz proyectada, ni alegría proyectada, ni amor proyectado, ningún efímero. El colmo de lo efímero es hacerles creer que pueden encontrar el Infinito en lo efímero. Eso es falso. La mejor manera de encontrar la Paz y la Alegría eterna, es olvidarse de uno mismo. Es lo que pasa cuando duermen, normalmente. Pregunta: ¿Cómo puedo refutar el miedo de no saber cómo formular y hacer una pregunta?  La pregunta es una interrogación: toda pregunta, que puedas platearme o no importa a quién. Cuando tú te planteas la pregunta de saber si llueve, observas por la ventana o miras el cielo. El problema es que si te preguntas por el Absoluto, no puedes tener respuesta. El principio es: "tú eres lo que buscas". ¿Qué quiere decir el miedo, repito? El miedo no es más que la carencia, llevada al extremo. Y todos los miedos (como lo dije) toman nacimiento en el mito de la muerte. Es muy fácil decir que el ciclo de la vida y la muerte forman parte de la vida. En cuyo caso te respondo: dónde estás tú cuando has muerto puesto que yo no estás en vida, tal como lo has definido. La conciencia de este cuerpo, del yo, como del Sí, desaparece. ¿Es que tu, tú vas a desaparecer? Sí. El miedo está allí. El miedo de plantear una pregunta (o de no saber hacerlo) sólo está destinado a darte aún más miedo. Mientras te pongas una identidad (o una no identidad) sobre el miedo, consideras que el miedo es tu vida. Qué más da saber si el miedo viene de esto o de aquello, puesto que, en definitiva, todo miedo está vinculado y solo se justifica por lo efímero ¿Cuándo duermes, sin sueños, ni pesadillas, tiene miedo? ¿Quién es que tiene miedo? Mientras alimentes el miedo (de no saber, vivir cualquier cosa desagradable), no puedes ser Absoluto (que ya está allí). Se puede decir que el ser sólo es sostenido por el miedo. Porque el ser que es sostenido por el Amor, él, Es Absoluto. Allí también (y una vez más), el defecto, es la falta y el miedo. La falta y el miedo inscritos en lo limitado. ¿Eso qué quiere decir? Que te identificas a tu saber, a tu persona. Estás por lo tanto atada a lo efímero. De allí, viene el miedo. Allí, está el origen inicial y final del miedo. Ahora bien, la única cosa a la cual puedes atarte, es lo que Eres, en Verdad. Es el apego a la persona (que no es lo que ERES) que inicia el miedo y lo mantiene. El miedo es una secreción del cuerpo y vuestros científicos lo saben: hay hormonas del miedo, como hay hormonas de alegría. ¿Es que tú eres una secreción de este cuerpo? No. Simplemente te has identificado. ¿Por qué? Debido al miedo. El miedo genera el miedo. No hay ningún medio de salir. Puedes poner el bálsamo del Sí (que alivia). Puedes poner el bálsamo (que alivia) del sueño o la química, para luchar contra el exceso o la insuficiencia, en este cuerpo. Pero no eres ni el exceso, ni la insuficiencia, del uno como del otro. Imagina (ya que es la Verdad) que el miedo es segregado por el cuerpo. El miedo tiene un olor, por otra parte: hay química, allí dentro. ¿Pero eres esta química? No. Simplemente, tu conciencia se ha identificado. Y va a responderme que, cuando vives el miedo, tienes miedo. O cuando vives el cansancio, estás cansada. O cuando vive la muerte, vives la muerte. Pero tú no puede morir. Es éste cuerpo que muere. Mientras tienes miedo de la muerte, tienes miedo de vivir. Mientras tienes miedo de vivir, tienes miedo de la muerte. Porque no sabes lo que hay después de lo efímero. No puedes saberlo, de ninguna manera, en ninguna experiencia, incluso en el encuentro con la Luz. Eso no puede darte sino bonitos recuerdos, bálsamos aliviando el sufrimiento y el miedo, sustituyendo a la secreción del miedo por la secreción de la paz o la alegría. Pero la Morada de Paz Suprema no se inscribe en la química. Es la mirada que cambia. El que tiene miedo ha inscrito su creencia en lo efímero, cualquiera que sea este miedo, cualquiera sea lo efímero que se vive. No puedes encontrar ninguna satisfacción definitiva fuera de lo que Eres, de verdad. Porque todas las alegrías, todos los dolores, sólo duran un tiempo. Todos los seres humanos lo saben. Incluso grandes seres que vivieron la Morada de Paz Suprema (viviendo por lo tanto el Absoluto, en la forma) pasaron por estas etapas, porque eso hace parte de la Ilusión de este mundo. No puedes demostrar la Ilusión de este mundo. No puede probar la Ilusión de este cuerpo, porque, si se lo golpea, le hace mal, y la conciencia lo vive. No puedes, sino refutarlo. Refutar no es demostrar. Refutar no es oponerse y aún menos (como ya lo dije), negar. Es cambiar de mirada, de punto de vista. No eres ni lo que sufre, ni lo que está contento, ni él Sí, ni el yo. Si aceptas eso, lo vives. Ningún miedo puede surgir. Y aunque surja, no tiene ningún agarradero. Pero mientras luches, te opongas a cualquier cosa, en la Ilusión, mantienes la Ilusión. Cuando duermes, la Ilusión no existe ya. Es más bien allí que está el problema. El miedo es un aguijón que te mantiene en la Ilusión. Porque, para el que está en la ilusión, la ilusión da menos miedo que el Absoluto. Por otra parte, para él, el Absoluto no existe. O entonces, lo prevé en un tiempo futuro, como un esfuerzo para proporcionar, algo que está lejos, en el tiempo como en el espacio. Eso no hace más que firmar el apego formal a la bolsa de comida o bolsa de pensamientos. Es la misma cosa, aunque no lo veas. El que dijo: "pienso por lo tanto soy" no puedo penetrar el no-ser, no pudo abandonar el "yo soy". Puedo, solo pulirlo y construirlo. Pero cuanto más lo pulirá más lo construirá, él mismo se encerrará más, en su propio aislamiento, en su propio miedo, detrás de sus pantallas, en sus propios límites. Mientras hay límite, mientras hay salvaguardas, no hay Libertad. Y con todo reivindican toda la libertad. Pero tienen miedo de la Libertad, porque es lo que Son. Sólo la conciencia les impide verlo. No es algo a concientizar, pero es algo a hacer cesar. Es el revés exactamente de lo que quiere hacerles creer la persona que creen ser (este saco de comida, este bolso de pensamientos). Recuerda: ningún bolso, incluso el más perfecto, es Absoluto. Porque un bolso, es un límite entre lo que está dentro y lo que está afuera. Por lo tanto, mientras consideres ser un bolso, eso quiera decir que consideras que hay un dentro y un fuera. Y mientras consideres eso, el miedo esta allí. Es una secreción del bolso. No eres el bolso. No eres tampoco lo que constituye el bolso. Ni tampoco todos los bolsos. El Absoluto no conoce el límite. No hay por lo tanto bolso. Deja tranquilo este bolso, no te ocupes de él, déjalo vivir lo que tiene que vivir, que eso sea en el trabajo, en el amor o en lo que sea. Y percibirás que, si lo dejas vivir, completamente sólo, tu vida se volverá maravillosa y el Absoluto estará allí. Es precisamente la implicación de la propia persona (o del Sí mismo) que encierra el bolso y hace a este bolso miedoso. Todo lo que llamas control, habilidad, es la ausencia de Libertad. Es una dificultad. Entonces, vas a defenderte diciendo que estás encarnada y que es necesario establecer normas. Pero las normas son buenas para la bolsa, para los pensamientos, para la moral, pero no para lo que Eres. Salvo si consideras que eres algo de moral. No eres más la moral que el miedo. No eres más esta vida que se vive, que la muerte que se vive, o que ese nacimiento que se vivió. Es un concurso de circunstancias. Que lo llames kármico o evolutivo, eso es falso. Sal de todo lo que te obstaculiza y verás que el miedo sólo existía en eso que te entorpecía. El bolso no es culpable (ni de comida ni de pensamientos). Él está allí, es un punto, eso es todo. Pero tú, no Estás allí. Descubre dónde Estás (fuera del tiempo) y verás que este bolso de comida y pensamientos se llenará de maravillas. Aunque lo vivas o no lo vivas. Mientras Eres tributaria de los afectos, de los miedos, de las pérdidas o las ganancias, es la misma cosa. Es ilusorio. El ser humano, generalmente, quiere poner la Eternidad en lo efímero. Pero eso es falso. Es lo efímero que está en la Eternidad. El Absoluto contiene lo efímero. Pero ningún efímero puede contener el Absoluto. Eso es matemática elemental. No puedes ser el centro y la periferia. No puede ser el movimiento y lo inmóvil. Salvo si te conviertes en el centro y trasladas este centro por todas partes, puesto que es el mismo centro. Cuando les decía (o cuando les digo, sobre todo ahora), de permanecer tranquilos, eso no quiere decir permanecer sentada en una esquina y no hacer nada. Es permanecer tranquila en los pensamientos, de no dar peso, ni al miedo, ni a las experiencias, ni a ninguna cosa. Quieren estar en la Morada de Paz Suprema, que ya Son y hacen todo para alejarse. La Morada de Paz Suprema no tiene nada que hacer con lo que hacen o de eso que creen ser. Ella es eso que ustedes Son. Son eso. Son el centro. No son el centro del mundo: sin duda, eso es el yo. No son más el centro del corazón: sin duda, es el Sí. Pero son todos los centros, no solamente estos dos. ¿Qué es lo que los limita? El saco. Pero no son este saco, ni de las ideas, ni de los pensamientos, ni la comida. Acepten eso porque es la Verdad. No es una creencia, es precisamente el fin de todas las creencias. Paren de creer. Cuando me dices: "tengo miedo", muéstrame tu miedo. ¿Eres capaz de mostrármelo? Cuando dices: "soy este cuerpo", veo este cuerpo, pero pruébame que eres este cuerpo. Es una creencia, una experiencia, pero no es la Verdad. Si te liberaras de esos pesos, aunque eso te parezca absurdo (por supuesto, que el ego va a encontrar eso absurdo y el Sí también), pero si tú vas en lo que te parece absurdo, te descubrirás Absoluto. Porque recuerda que, para lo conocido (para la persona como para el individuo), el Absoluto es absurdo. Obviamente, allí, desde este punto de vista, sí. Da vuelta al punto de vista y vivirás lo que tú Eres. Pregunta: De la noche a la mañana, la vida que llevo y que siempre había deseado me parece vacía de sentido, como si fuera la vida de otra. Hoy no me reconozco ya, ni en lo que elijo, ni en esos que se presentan a mí. ¿Qué hacer?  Precisamente: no hacer nada. No hay ninguna solución que aportar, puesto que has encontrado la solución. Si puedo expresarme así, esás a caballo entre el juego del Sí y el Absoluto. Por supuesto, como lo sabes, no hay pasaje, ni del yo, ni del Sí, hacia el Absoluto. Pero ser Absoluto, es cuando el yo y el Sí son absurdos. Es exactamente lo que vives. Pues te felicito y debes felicitarte. Eso prueba, simplemente, que el yo no quiere jugar más. Eso prueba que el Sí, que era el objeto de todas tus atenciones, él también, se disuelve. Sobre todo, no pidas nada. No proyectes nada. Estás en la buena vía, la que te dice que no hay vía. No escuches por otra parte ninguna voz, incluso la mía. Porque ya estás ahí. Ve a los límites de lo que te parece precisamente absurdo. El Absoluto está allí. Lo que pasa (y lo que vives) se llamó la disolución del alma (o la consumación del alma que ya no se vuelve hacia la Ilusión, ni hacia la experiencia, sino que remonta hacia el Espíritu. Tienen a la que fue una gran dama, que ustedes llaman (Ma Ananda Moyi) en numerosas ocasiones. No hay otra manera de desaparecer y de anularse. La desaparición no es la muerte. Desaparecer, es salir del parecer. Es por fin estar claro, de no detener más nada, ni desear nada. No es la muerte del deseo, no es el desinterés, sino es la Verdad. Es el lugar fuera del tiempo (el centro, como todos los centros) donde se encuentran todos los contentamientos. Por supuesto, desde el punto de vista del que es limitado, eso puede parecerle inquietante, desesperante, vacío. Pero si vas al final, está lleno, es el Absoluto, es eso. Pero está también, la percepción del observador que observa que todo eso que hacía parte de su vida, ya no existe. Pero como lo dije: no eres tu vida, inscrita entre el nacimiento y la muerte. Es necesario poner bien fin a lo que es conocido, a todo lo que se conoce, para, por fin estar, más allá del yo soy, en la no conciencia que llamé la a-conciencia, que no es la inconsciencia. Pues, sobre todo, no hagas nada, no cambies nada. Permanece tranquila. Porque a fuerza de observar esta nada (como tú lo observas), el Absoluto está allí. No hay nada de más simple. En cuanto eso te parece complicado, es el yo que interviene, la pequeña persona, la bolsa. Permanece allí donde estás y deja desarrollarse lo que se desarrolla. Si aceptas eso, sin implicarte, sin indiferencia, sin deseo de alguna cosa, y si haces cesar el juego del observador, saldrás del teatro. Es la única condición posible para vivir y Ser la Morada de Paz Suprema, aquí como por todas partes. Habrás vivido tus Tinieblas, que con todo llamabas tus Luces, que partieron. No olvides que estás invertida, sobre este mundo: que lo que llaman el vacío, es lleno y que lo que llaman la materia, es vacío. Vuestros científicos lo saben. Tú tienes la oportunidad de vivirlo. Entonces, sobre todo, no busques a saber, porque el saber es una proyección. Lo que vives pondrá fin a la experiencia y en consecuencia a la conciencia limitada. Ninguna duda es posible al respecto. Y si ustedes mismos se preguntan, los unos y los otros, se darán cuenta que es el caso, para muchos de ustedes, que han trabajado para el Sí. Allí también, cada vez más, lo que hay que asir no es un saber, ni una comprensión, ni una experiencia, ni el yo, ni el Sí, simplemente: cambiar de punto de vista. Acepta la aparente absurdidad de la cosa para descubrir el verdadero sentido, es decir, la Esencia (y no los sentidos, en dos palabras). Y no hay ningún sentido. Los sentidos te engañan. Sólo la Esencia (en una palabra) es la solución. Y mientras hay sentido, no hay Esencia. Mientras quieras dar sentido, una lógica, a tu vida, a tus experiencias, a tu Sí, no estás listas a soltar te agarras de lo efímero. Pues lo que vives (o más bien lo que no vives) es exactamente eso: lo que tú Eres. Entonces, por supuesto, la personalidad, el Sí deben hacer el duelo, porque es una puesta a muerte de lo efímero. Y eso puede dar miedo, o en todo caso, interrogar. Si tú sobrepasas el miedo o la interrogación, constatarás rápidamente, que Eres la Morada de la paz Suprema. Es ahí. Tú Eres eso. Repito no busques comprender ahora. Tendrás todo el tiempo para reflexionar y concluirás que no hay nada a reflexionar. Hay que dejar doblegar lo que muere, ya no alimentarlo, ni buscar a saber. Entonces, dicho de manera poética, se te dirá: "vuelve a ser como un niño". Pero un niño, es aún una bolsa. Ve más allá del niño, antes del saco. Ya estas allí. Pregunta: Una fragilidad me hace pasar de la risa, de la ligereza a la pesadez, a pensamientos obsesionantes continuos, sin concientizarlos. Soy incapaz de amar y de ser amada, de centrarme e incluso de refutar. ¿Cómo salir de este infierno? Pero, el infierno, eres tú, en lo que crees ser. No hay otro infierno. Reflexiona. Amar o ser amada, es considerar que hay una carencia puesto que tu Eres Amor. Proyectar el amor, es alejarse de ser Amor. Porque quien es Amor absolutamente, no tiene que decidir amar o buscar a amar, ni incluso de ser amada. Puesto que es su Esencia. Detrás de tu pregunta, hay culpabilidad. Lo efímero oscila: no puedes encontrar equilibrio, de ninguna manera, de manera duradera, en el seno de lo efímero. El problema, es el narcisismo porque, básicamente, este infierno que describes está vinculado a tu propio narcisismo, la necesidad de traer a sí, en el yo. Es el centro del ombligo. Es buscar causas al sufrimiento, a las oscilaciones, a los humores. Pero, al hacer así, mantienes la Ilusión no de no creerte digna de amar o de ser amada. Pero no tienes que ser digna (o indigna) puesto que Eres Amor. Mientras busques el amor en el acto de amar, en la necesidad de amar (o la necesidad de ser amada) no haces más que renegar de tu propia naturaleza. Todos los seres humanos reivindican de actuar, como mínimo, una vez en su vida, por amor, cualquiera que sea la expresión de este amor (sexual, filial, pasional, espiritual). Mientras buscas, hay carencia. Si no buscas, la carencia ya no está. Buscar el amor, es como pedir a una manzana buscar una pepita. Porque la pipita está dentro. No puedes buscar en un exterior, una satisfacción interior, si eso no es permanecer y quedarse en la Dualidad y en la alternancia placer-desagrado, en algún amor que éste sea (sexual, pasional, filial). Todo eso son amores humanos que sólo reflejan la falta de amor de lo que Son, realmente. Porque vuestra mirada no es buena. Todo eso viene de las creencias, de todas las creencias, cualesquiera que sean, de todas las memorias (las vuestras como las de los otros), cualesquiera que sean Pero no eres un ser de memoria o creencia. Eres Absoluto. Ustedes Son Amor. ¿Cómo puede ser que lo que es ilusorio (Maya) podría aportar alguna satisfacción que sea durable? Porque incluso la satisfacción más duradera se apagará con la propia muerte, de este cuerpo de comida. El ego se cree, en permanencia, inmortal. En todos los amores que existen, él los quiere infinitos y eternos, más allá de la muerte. Pero ningún amor, vivido aquí, es el Amor. Todo amor (incluso el más desinteresado, el más espiritual) no es más que la traducción de la falta de reconocimiento de lo que Son: Amor. Como el miedo, como el narcisismo, como el infierno, que no son más que no reconocimientos de vuestra propia naturaleza, de vuestra Esencia. Pones peso allí donde no existía ningún peso. El Amor no es una responsabilidad. El Amor no tiene que justificarse y no es justificable. No tiene que ser buscado o buscarle. Ni siquiera hay que plantearse la cuestión de su manifestación, de su ausencia, o de su presencia. Porque es lo que Eres. Es el ego que querría ser Amor. Pero no podrá serlo nunca puesto que el ego se construye sobre la falta de Amor, sobre el miedo. Pues, no puedes permanecer en el ombliguismo y reivindicar el Amor. El único verdadero Amor es en el que desapareces, como persona, como individuo, como conciencia, como búsqueda. Si pudieras detener todo eso, de un golpe de vara mágica, y permanecer tranquila, constatarías instantáneamente (como ya lo dije) que no eres ni la protagonista, ni la escena de teatro, ni la espectadora, ni el teatro. Juegas uno de estos papeles y lo crees realmente, sabiendo, pertinentemente, que todo papel tiene un final, como esa bolsa. Entonces se puede hablar del alma, del Espíritu. Muéstramelo. La única verdad es el Amor, Morada de Paz Suprema, Absoluta, Eterna, no efímera, no-yo, no-Sí. Mientras hay reivindicación sobre la persona, eso quiere decir, simplemente, que estás instalada en la persona. Si no hay persona, la persona no puede tener el menor problema. Es imposible. Tomando otro ejemplo: es como si tú me dijeras: "no quiero estar en el piso de bajo, pero quiero estar en el 4to. piso del edificio", pero persistes a permanecer abajo, sin querer mudarte al 4to. piso. La expresión que podrías emplear es: querer uno y otro. No puedes querer, a la vez, lo efímero y Ser Absoluto. Recuerda: lo efímero no puede contener el Absoluto. El Absoluto contiene lo efímero.  Es tan simple que nunca el ego lo aceptará, como jamás el Sí lo aceptará, tampoco. Porque desean hacer pasar lo efímero por Eterno. Aunque eso sea duro de oír, para la persona: tú no eres esta persona. Pero mientras permanezcas en la persona, permaneces en el narcisismo, que es sufrimiento o, a lo mejor, alternancia de sufrimiento y satisfacción. Ahora bien, toda satisfacción llama a su reproducción (en todos los sentidos del término, reproducción): en ti, por los miedos que vuelven y que dan la vuelta, por la necesidad misma de reproducirse, esperando encontrarse en una continuidad efímera. Toda persona está inscrita en esta necesidad de reproducción. Todo, esa bolsa de comida no puede existir, sino por este principio de reproducción. Es precisamente de eso que es necesario tomar conciencia y extraerse. Y después, deshacerse también, de la conciencia que lo percibió. Porque cuanto más cavan (esperando encontrar la Luz), más se insertan en las Tinieblas. Podría llamar a eso la psicología de la bolsa. Y esa es la Verdad. Busquen sin buscar. Deténganse y avanzarán. Es necesario deshacerse de todo lo que llega a la conciencia. Yo imagino que la persona encerrada va a querer deshacerse de lo que hace sufrir. Pero no llega a entender cómo debe también quitarse de lo que lo pone en alegría. Eso no quiere decir salir de una relación pero es, cambiar de punto de vista. Cuando me dirijo a ustedes así, la persona puede comprender (erróneamente) que es necesario alejarse de una profesión, de un marido, de una mujer, de una relación. Pero nunca he dicho eso. Es lo que oirán, a nivel de la persona. Y lo oirán siempre así, mientras estén instalados en la persona. Acepten ya no ser una persona y verán. Pero a partir del momento en que emprendan una acción para ya no ser persona, suprimiendo esto o aquello, no entendieron nada. Porque no me dirijo necesariamente a la parte que oye mis palabras, inicialmente. Y es para eso que les digo, cada vez, de tomar el tiempo para comprender. Si no comprenden ahora nada, es mejor, porque me dirijo a lo que está más allá de la comprensión. No me dirijo a la persona que escucha, sino a la que entiende Fin Primera Parte. Este mensaje puede ser copiado y difundido siempre y cuando se conserven intactos los textos dando crédito al autor y al traductor, publicando sus fuentes de origen. Nada de lo que escuches, sin importar quien lo diga. Nada de lo que leas, sin importar dónde esté escrito. Nada debes aceptar, sin previo discernirlo. Y por ti mismo, deberás decidir su validez o no. ¡Investiga! Nada REAL puede ser amenazado. Nada IRREAL existe. En eso radica la Paz de Dios. "Un Curso en Milagros". ¡Vida a la Vida! ¡Amor al Amor! ¡Fe al Corazón! Con amor, Lucía Montaño Ferrer ***** http://yosoylucialaluzdelmundo.blogspot.com https://www.facebook.com/groups/yosoylucialaluzdelmundo/ http://groups.google.es/group/yo-soy-lucia-la-luz-del-mundo http://groups.google.com.co/group/grupo-circulo-orbes-de-luz- http://www.youtube.com/user/1951LUCIA#p/f/110/vXw3Hj6vRoc

You are receiving this email because you subscribed to this feed at blogtrottr.com.

If you no longer wish to receive these emails, you can unsubscribe from this feed, or manage all your subscriptions
Your Ad Here